Warning: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/content/02/10075502/html/maestraberdhanya.com/index.php:2) in /home/content/02/10075502/html/maestraberdhanya.com/wp-content/plugins/simple-membership/classes/class.swpm-init-time-tasks.php on line 20
Archivos | Maestra Berdhanya
Agni: el fuego de la longevidad

Agni: el fuego de la longevidad

Miremos que es el agni y algunos consejos de como mejorar este aspecto importante de nuestra digestión.

El término sánscrito AGNI significa «fuego» y se emplea para describir las fuerzas que descomponen el alimento que consumimos. Esto no solo se refiere a los enzimas y ácidos que participan en el proceso digestivo, sino también al hígado, la vesícula, las glándulas salivares, el páncreas y el resto de órganos y tejidos participantes en tal función y que regulan el apetito y la eliminación de residuos. A modo de resumen Agni es esencial en el proceso de la digestión y del metabolismo.

La vida depende de los alimentos, del agua y del aire, pero para los seres vivos éstos deben ser procesados por el Agni. Cuando el Agni adquiere características anormales (desequilibrio), se debilita o se intensifica demasiado, se convierte en la causa principal de las enfermedades. En Ayurveda pasar de un estado anormal a uno normal ha demostrado ser un modo efectivo de curación. El brillo de la piel, la fuerza, la salud, el vigor, el crecimiento, la digestión y la vitalidad dependen del estado normal del Agni. Se puede decir que es la propia vida.

Las personas pueden tener un Agni fuerte o débil, lo que las hace más o menos capaces de digerir bien los alimentos. El Agni de los Pitta suele ser más fuerte, en cambio los Vata suele ser más irregular o imprevisible y los Kapha más lento.

Hay varios factores que pueden ayudar a mantener un Agni en equilibrio. Uno de ellos será mantener una buena digestión de los alimentos. Para ello será conveniente tener en equilibrio los doshas así como una buena disposición mental hacia el apetito y la ingestión del alimento. Una actitud positiva frente al alimento, cantidad y calidad de éste, dependerán en gran parte de un Agni equilibrado. Una represión de emociones también puede llegar a un bloqueo en el Agni.

Una buena recomendación que nos hace la autora Anna Selby: «Es mejor tomar un alimento no adecuado con la actitud correcta que tomar el alimento correcto con una actitud no adecuada». Muchas causas de nuestras indigestiones vienen provocadas por nuestra mala actitud a la hora de ingerir los alimentos, ya que o bien estamos influenciados por factores externos negativos que ingerimos al tiempo que comemos (TV, radio, lectura, etc.) o bien comemos con un grupo de personas que nos predisponen a mantener una discusión en dicho momento. No somos conscientes de que todo eso acaba siendo digerido por la mente y físicamente acaba afectándonos en sufrir los típicos ardores, acidez o pesadez de estómago.

El Ayurveda aconseja no reprimir ni las emociones ni determinadas funciones corporales ya que esto podría desencadenar en un corrompimiento del Agni. Cuando el Agni pasa a estar corrompido (acumulación de toxinas en exceso) éste se convierte en lo que se llama AMA, que son los alimentos no digeridos o a medio digerir. Es la causa básica de las enfermedades. En Ayurveda existen varias formas y métodos para evitar las enfermedades y la filosofía es que tanto para curarse como para mantenerse sano se ha de tener una buena nutrición.

Pautas clave para tener un buen Agni

* Tomar la cantidad correcta de alimentos.

* No comer cuando no se tiene hambre.

* No comer alimentos antes de haber digerido los anteriores. (Para averiguar si la digestión se ha hecho correctamente y si se tiene hambre real, se toma un poco de agua caliente. Si se eructa sin sabor y sin olor será indicativo de que se ha digerido correctamente. También se comprobará si hay ligereza en el abdomen.

* No combinar comidas incompatibles. ( samyoga).

* La comida debe prepararse al momento con alimentos frescos y una vez cocinada debe ser ingerida caliente. No tomar alimentos recalentados ya que estos son más pesados de digerir.

* No comer deprisa sino en un ambiente relajado, tranquilo y pensando en los alimentos que ingerimos.

* No comer cuando se tiene muchas preocupaciones o uno se siente mal. Esto le provocará indigestiones.

* Evitar ayunar sin ningún propósito, ya que el cuerpo se debilita.

* Antes de las comidas es aconsejable tomar un vaso de agua caliente con un chorrito de limón y una pizca de jengibre (fresco o en polvo) que ayudará a digerir mejor los alimentos que vamos a tomar. Opcionalmente puede ser un consomé de verduras.

* Evitar en todo momento tomar agua fría ya que hace que nuestro «fuego interno» (Agni) descienda y nos provoque problemas estomacales y lo más indicado es el agua caliente o tibia.

* Las personas obesas deberán tomar agua antes de las comidas ya que hará que su Agni descienda y coman menos.

* Evitar hacer ejercicio después de las comidas, así como viajar ya que el movimiento provoca desórdenes y altera la digestión.

No dormir inmediatamente después de las comidas ya que ralentizará la digestión y provocará a la larga obesidad.

Receptividad: una inteligencia elevada

Receptividad: una inteligencia elevada

Nuestra habilidad y concientización  para percibir, recibir y asimilar información, es recepción. La recepción es una cualidad de lo femenino.

Nuestra estructura del ser es capaz de recibir 144 diferentes tipos de información. Parte de esta información es consciente (proviniendo de los sentidos y los cuerpos de la Tierra), parte es subconsciente (proviniendo de los rastros kármicos y los ciclos de crecimiento/cuerpos del Alma) y parte inconsciente (proviniendo de nuestros cuerpos Espirituales). El flujo de información en los 12 cuerpos es regulado por el canal central y el sistema de chakras (materia y antimateria).

Los 5 tipos de recepción:

  1. Automática: Nuestros sentidos perciben el medio ambiente automáticamente, sin cuestionamiento o sin una verdadera comprensión de ti como parte del lenguaje de la naturaleza.
  2. Contemplación: La capacidad de recibir y comprender símbolos, señales, accidentes y coincidencias. Eres consciente y tienes curiosidad por el lenguaje de la naturaleza.
  3. Meditación: La capacidad de recibir y entender el silencio. La meditación puede ser en forma pasiva, en movimiento y en forma integrada (donde lo interno y lo externo están en un estado permanente de meditación).
  4. Investigación: La capacidad de discernir la verdadera transmisión y la verdad en la transmisión.
  5. Sueño profundo: La recepción en todos los 12 cuerpos es fuerte, continua y se presenta como un flujo en este estado del ser. Hay diferentes estados de sueños:
  • Consciente: Eres capaz de permanecer lúcido en tus sueños y entender sus transmisiones.
  • Inconexo: Tu recepción se da en partes y está desunido. No existe una saber claro.
  • De liberación: Los sueños completan emociones, ideas o eventos inconclusos.

 

  •  Cualidades de la receptividad:

1.-Inerte: No tienes consciencia de tu capacidad de recepción. Niegas que esté sucediendo constantemente dentro de ti y alrededor de ti. Sigues entendiendo la vida en base a recuerdos y asociaciones pasadas (sistemas de creencia). Tus recepciones sirven como fuerza de retención para la evolución. Aprendes acumulando e interpretando información. La verdad y el saber verdadero se manipulan a tu conveniencia.

2.-Agitada: Eres consciente de la recepción y la transformas en movimientos, creatividad, apegos o categorías. Tus recepciones sirven como fuerza transformadora de la evolución. Aprendes creando constantemente experiencias para ti y para los otros.

  1. Pura o calma: Eres consciente de la calidad de recepción y puedes mantener la información pura e intacta. Disciernes lo que es útil, y aplicas la información en el espacio y tiempo correcto, y con el sujeto y evento correcto. Tu estructura de ser aprende y crece estando disponible a la verdad. Tus recepciones funcionan como una fuerza de conservación de la evolución.